Esta es una historia de la vida real y que nos hace recordar cómo es que las madres piensan que todas nuestras cónsolas de vídeo juegos se llaman “nintendo”.

[Visto en: Gato Gordito]

 

Footer

Casos de la vida real.