La emoción de haber ganado realmente aceleró la mente de este jugador de fútbol americano a tal grado de dar un discurso improvisadamente inspirador.

Recomendable para ver los días Lunes para aquellos que desean comenzar bien la semana laboral.

Y recuerden, todo está en la actitud.